Nueva_imagen_(7).png



EL bióxido de carbono (CO2), que es un producto de desecho en la respiración, es utilizado por las plantas durante la fotosíntesis, para la fomación de glucosa (C6H12O6). La utilización del CO2 no requiere la presencia de luz, por lo que la glucosa se produce durante la reacción oscura de la fotosíntesis. El intercambio de gases se realiza en los estomas, entra el CO2 para la fotosíntesis y sale O2 producido.


El CO2 es la fuente de carbono para la formación de glucosa durante este proceso, por lo que podemos decir que todos los átomos de carbono de las moléculas orgánicas provienen directa o indirectamente del CO2.

Nueva_imagen_(21).png